Presunta decisión política en tribunal ibaguereño favorece al precandidato Andrés Fabián Hurtado

Una justicia amañada y parcializada es lo que empieza a asomarse en el caso penal que se lleva en contra del precandidato a la alcaldía de Ibagué, Andrés Fabián Hurtado, y su compañero en la política, Daniel Felipe Cadena, ambos acusados de usar ilícitamente la pista del Aeropuerto Perales de Ibagué, en 2014.

El par de acusados habría permitido el ingreso de unos 60 automóviles para hacer ‘piques’ ilegales en el terminal aéreo la noche del 3 de abril y la madrugada del 4 de abril de ese año. Los delitos que enfrentan son peculado por uso y ocultamiento de pruebas.

Pero un tecnicismo legal del abogado defensor, Humberto Escobar, estaría torpedeando las intervenciones de los testigos de la Fiscalía 38 de la Unidad de Administración Pública que declararían sobre el hecho. Así ocurrió en la sesión del 7 de mayo.

Como la primera testigo de la lista de 11 no estaba en el país, recurrió al artículo 390 del Código Penal, que establece que el orden de presentaciones se hará igual al orden de la lista de testigos previamente consignada.

A pesar de eso, 2 testigos pudieron dar su versión. El problema ocurrió cuando le tocaba comparecer a Martha Bejarano, una de las funcionarias más respetadas de la Aeronáutica Civil por sus conocimientos en seguridad área. Allí fue cuando el abogado exigió posponer el juicio.

A pesar de que la Fiscalía pidió al juez Marco Fidel Murcia no aceptar la solicitud de suspender el juicio, por suponer una treta para retrasar el proceso, la autoridad admitió la demanda de la defensa y el litigio continuará el 23 de julio a las 9:00 am.

Lea también: La cadena de corrupción de un candidato

Al parecer, este plan de aplazar continuamente el proceso judicial es una ventaja para Andrés Fabián Hurtado y su precandidatura a la alcaldía de Ibagué, pues esperan que la sentencia del caso se dicte después de las elecciones regionales del 27 de octubre de 2019.


Decisión política Vs. justicia real

¿Acaso el precandidato está tan seguro de llegar a ser alcalde que no le importa si el fallo judicial se dicta después tomar posesión? ¿Y si llega a la Alcaldía, habrá atenuantes en la pena si resulta culpable? ¿La justicia colombiana permitirá esta burla al sistema?

Ante eso, la fiscal 38 cuestionó la decisión del juez y puso en duda si la medida era meramente judicial o estaba manchada por intereses políticos que -a su juicio- deja muy mal parada a la justcia de Ibagué.

“Hay mucho indicio de la manipulación de las cámaras que de manera dolosa se hizo por parte de Daniel Felipe Cadena, quien, secundando a su padrino político, pariente por afinidad, y jefe inmediato Andrés Fabián Hurtado Barrera, realizaran esos actos los cuales está investigando la Fiscalía”, dijo la fiscal, según reseña El Olfato.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *