Ricardo Orozco: ¿accionando armas contra indefensos?

Por Benedicto Truman

Uno de los más opcionados a suceder al muy cuestionado gobernador del Tolima Óscar Barreto es José Ricardo Orozco Valero, anterior secretario de interior de su administración y su actual ficha para hacerse de nuevo con las riendas del departamento. Sobre ambos pesan fuertes cuestionamientos que hacen sospechar que de ganar la gobernación pocas cosas buenas puede depararle el destino a los tolimenses. Y es que mientras al gobernador lo investigan diferentes entes de control fiscal y disciplinario, sobre su candidato se posan los reflectores para iluminar un pasado de muerte.

Por allá en 1999 el alfil de Barreto fue condenado por tentativa de homicidio agravado a nueve años de cárcel por la juez penal del Circuito de Mocoa por haber accionado un arma de fuego contra Guillermo León Valencia Arango, la noche del ocho de febrero de 1990, cuentan ciertos rotativos que al parecer porque este último se negó a comprar una botella de aguardiente. Valencia se encontraba en estado de indefensión y según otro presente durante el hecho una vez se escucharon los disparos el único presente era Orozco.

Por un error de congruencia, Orozco sólo purgó tres años en prisión: fue condenado por tentativa de homicidio agravado mientras la Fiscalía le imputó el delito de tentativa de homicidio simple. Este error del juez permitió que por medio de una tutela contra la sentencia recuperara su libertad en 2005. Para su suerte el juzgado ordenó la prescripción de la condena puesto que ya habían transcurrido más de quince años desde la fecha en que se cometió el delito.

No contento con esto, en 2007 interpuso una demanda en la que buscaba se le reparase con poco menos de 250 millones de pesos por perjuicios morales, lucro cesante y daño emergente. ¡Salimos a deberle! En 2015 el Tribunal Administrativo de Nariño negó sus exigencias y en 2018 el Consejo de Estado ratificó la decisión. Lo que debe quedar claro es que no es que Orozco haya sido declarado inocente, su fortuna se debió a un error en el debido proceso que tiene a los huilenses a las puertas de un posible mandatario regional que acciona armas contra indefensos.

Periodistas y ex senadores no cesan de denunciar y vilipendiar a Orozco públicamente. El exsenador Carlos García ha visto su candidatura como un insulto para el Tolima y ha declarado públicamente “¿qué obra, beneficio, trayectoria, profesionalismo, hoja de vida, le pueden presentar un señor de esa calaña?”, un señor que según él obtuvo su título de forma express.

Por otro lado el periodista Andrés Restrepo ha presentado al Consejo Nacional Electoral dos solicitudes de revocatoria de la candidatura de Orozco por encontrarse incurso en dos inhabilidades. La primera porque al haber sido excluido del ejercicio de la profesión como policía está incurso en una causal prevista en el artículo 30 de la ley 617 del 2000, que niega la posibilidad de inscripción. Tampoco podrá ser la primera autoridad de la policía, porque como es visto no puede volver a pertenecer al cuerpo armado.

La segunda, argumenta Restrepo, porque habiendo sido gobernador encargado en poco menos de 30 ocasiones de la administración de Barreto y a la luz el artículo 31 de la misma ley, le está prohibido inscribirse para un cargo de elección popular durante el período para el que fue elegido. Y si bien Orozco no ha sido elegido en comicios electorales, el periodista cita una sentencia del Consejo de Estado que especifica que las inhabilidades también se configuran cuando se desempeña a título de encargo, pues la norma hace referencia al ejercicio y no a la titularidad.

Orozco podría estar accionando contra el indefenso pueblo tolimense el arma de una institucionalidad interina por la simple veleidad de sus ambiciones e intereses políticos, porque de ser elegido corre el riesgo de dejar a los tolimenses en orfandad y colocarlos en una situación de incertidumbre para los próximos cuatro años.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *